miércoles, 20 de febrero de 2013

Rosa silvestre

Lucía era fotógrafa, viajaba con por el mundo tratando de capturar momentos, instantes. Las fotos eran su refugio, la cámara su escudo, detrás de ella podía resguardarse y observar la vida: las tristezas y las alegrías de otros. Pero en realidad había escogido la soledad.
Años atrás había estado a punto de casarse con el hombre perfecto para su corazón. Se llamaba Héctor y era jardinero, amaba a las plantas pero el destino se interpuso y en una trágica madrugada le arrebato sus sueños. Desde la muerte de Héctor nadie más había hecho vibrar su corazón.
Su ilusión, volverse a enamorar. Su realidad, una inmensa soledad.
Vivía sola, ni mascotas ni plantas (por alguna extraña razón siempre morían). Sus vecinos Julio y Eduardo eran sus mejores amigos, sus confidentes. Pero ni siquiera ellos sabían de la rosa de los domingos.
Cada domingo a la mañana, al abrir la ventana de su dormitorio se encontraba con una rosa silvestre.  No podía imaginar cómo llegaba la flor a su  ventana. Ya que vivía en un décimo piso y no es muy sencillo escalar las paredes sin ayuda de cuerdas o andamios.
Pero todos los domingos le obsequiaban una perfumada rosa. ¿Quién podría ser? No había un hombre que se fijará en ella, o quizás no sabía leer las señales…
Pero igual era extraño, cada domingo una rosa. Cada domingo un misterio…
Por la calle caminando, mirando, escudriñando a los hombres. Pensando ¿quién? ¿cómo? ¿por qué? ¿desde cuándo?
Una noche estrellada, confesó sus incertidumbres a la Luna. Esperando que ella le ayude, pero la noche le respondió con una estrella fugaz. Aunque no supo si pedirle un deseo o tomarla como una señal…
El sábado siguiente se armó de valor, cargo la batería de la cámara de video y decidió esperar. El domingo se encontró con una hermosa rosa perfumada y la video sin batería. En las imágines  no había hombres, ni andamios, ni cuerdas. No había nada, salvo un par de aves que trinaban.
Otra semana de incertidumbres, de dudas, de esperanza de ilusiones ¿quién? ¿cómo? ¿por qué?
Llegó el verano, el calor, las noches estrelladas y el ansia del amor. Pero esa rosa semanal la llenaba de esperanzas, de ilusiones…
Un amanecer, un domingo con su amanecer de trasnochado sábado recibió la respuesta a sus plegarias; supo quién era su romeo enamorado, su misterioso y secreto admirador.
Estaba sentada en su sillón, meditando sobre los misterios del amor, acariciando la foto de aquel a quién nunca pudo olvidar. De pronto, unos aleteos sobresaltan su corazón. Un trino, fuerte pero que seductoramente llevaba paz a sus latidos, endulzó poco a poco sus oídos. Cuando abrió los ojos se encontró con una hermosa rosa color carmín sobre su regazo, y un pájaro que nunca había visto en ninguno de sus viajes la observaba. Al pasar volando a su lado rosó con sus alas sus cabellos, y al voltearse Lucía para verlo salir por la ventana, ahogó un grito de sorpresa al ver en el reflejo de la ventana el rostro de Héctor que partía hacia el oriente en busca del sol…

10 comentarios:

  1. ohhhhh es un amor, muy fiel a su eterno amado Hector, me encantó Ruth, TE FELICITOOOO :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias India!!!! Tengo más, cuando quieras pasa y soñá :)

      Eliminar
  2. Ruth... ( mi vieja Ana Franck)... me has sorprendido y muy bien, felicitaciones, es un cuento muy cálido, cortito, conciso y amoroso. Suerte y adelante con estas inspiraciones.- besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué lindas palabras Vicky! Gracias, espero seguir sorprendiéndote.

      Eliminar
  3. hermoso!!!! me encanto amiga..ojala algun dia escribas un libro y el mundo conozca tu talento pero mejor tus hermosas palabras!!!!! M. B.

    ResponderEliminar
  4. Jajja ¿vos decís? Gracias Visita seguido el blog

    ResponderEliminar